Maquillando mi sueño...

Maquillando mi sueño...

martes, 24 de junio de 2014

LOS OJOS

A petición de una de mis seguidoras he decidido escribir este post explicándoos las partes del ojo y los diferentes maquillajes básicos. A partir de ellos podemos echar a volar nuestra imaginación y combinar los colores como queramos e incluso cambiarles la forma... ¡¡Lo que nos apetezca!!

Rakel, va por tí.

Lo primero es controlar bien nuestro ojo y sus partes:

Tendremos en cuenta todas las partes del ojo, incluida la ceja. Todo se maquilla. A partir de aquí, nuestro trabajo va a consistir en practicarlos y elegir bien los colores que nos sientan bien y que vayan en armonía con la ropa que llevemos.

Aquí os dejo una foto de cómo son los maquillajes más frecuentes. Tened en cuenta que he tomado una imagen de un ojo de Internet como base y lo he pintado yo misma con diferentes colores... He hecho lo que he podido... ¡¡No os riáis de mis ojitos!! Y si algo no se entiende... ¡¡¡¡Decídmelo con toda la confianza!!!!


Maquillaje en forma de C: Se maquilla el párpado móvil con un pincel para depositar la sombra. La C se trabaja con un pincel para difuminar (más grueso y redondeado) desde el ángulo exterior hacia dentro, justo por la línea de la cuenca.

Maquillaje marcando la cuenca: Para un ojo más almendrado. Se maquilla el párpado móvil, se marca la cuenca con un pincel para difuminar menos voluminoso que el anterior y en un color más oscuro y se termina iluminando el párpado superior con un color muy claro.

Maquillaje marcando la V: Es un tipo de maquillaje más costoso. Se maquilla el párpado móvil y con un color más oscuro y la ayuda de un pincel biselado o más fino que los anteriores, se marca la forma de V y se rellena por dentro, estirando el color hacia los párpados inferior y móvil. La V puede ser del tamaño que queramos y se puede hacer también con eyeliner. 

Ahumado: El rey de los maquillajes de noche. El que más gusta y el más difícil de conseguir si se quiere hacer en colores oscuros. Pero ¡¡no os equivoquéis!! El ahumado se puede hacer con cualquier color que nos apetezca, no solo con colores negros, grises... 
El truco para un buen ahumado en colores claros es rellenar bien el párpado móvil del color que deseemos y, con el pincel de difuminar, poco a poco iremos levantando la sombra hacia la ceja. Dejaremos de pintar cuando consigamos el efecto deseado y acorde a nuestro ojo y cara.
Los colores oscuros son los elegidos para la noche, con los que conseguimos el efecto de ojos de gato, pero es muy difícil conseguir un buen resultado si no se trabajan bien las sombras. Además, necesitan de una buena base de lápiz de ojos para que no se cuartee el efecto ahumado. A pesar de todo esto, probad, porque seguro que lo hacéis genial. La técnica es la misma que para el claro.

Una vez que hayáis puesto las sombras, no os olvidéis de marcar el ojo y ponerle rímel a las pestañas.

Espero que os sirva de ayuda.

Así como este post me lo ha propuesto una amiga seguidora del blog, las demás seguidoras también me podéis pedir lo que queráis ver. ¡¡Muchas gracias amores!!

LoveU!


No hay comentarios:

Publicar un comentario