Maquillando mi sueño...

Maquillando mi sueño...

viernes, 1 de agosto de 2014

UN BUEN APLICADOR PARA UNA BUENA BASE

En relación con el post de la semana pasada titulado "UNA BUENA BASE", escribo este por petición de una de mis seguidoras: mi amiga Eva. Su propuesta era que explicase cómo aplicar las bases y con qué. Pues bien, todo depende de cómo sea tu base, mejor dicho de su textura.

En todos los estuches de los grandes maquilladores solemos ver cientos de pinceles, muchos de ellos nos parecen iguales o sin sentido, incluso hay varios que los utilizan para distintas cosas. Pero debo deciros que todos y cada uno de ellos tienen su función. También es cierto que cada maquillador encuentra su propia función a sus pinceles y no todos los utilizan para lo mismo. Ya sabéis que "cada maestrillo tiene su librillo".

Os voy a explicar cómo los utilizo yo y os voy a mostrar los que tengo. Por supuesto no hace falta que tengáis toda la colección, estudiad bien los que ya tenéis en casa y buscadles su uso, si no, bastará con que tengáis el que más válido sea para vuestra base y vuestro rostro.

Teniendo en cuenta la textura de las bases, nos podemos encontrar las siguientes:

MAQUILLAJE EN PAN STIK O COMPACTO



Si vuestro maquillaje está en uno de estos dos formatos, vuestra aliada sin duda es la esponja


Lo extenderá fácilmente sin comerse demasiado producto e incluso las hay que llegan perfectamente a todos los rincones y pliegues del rostro. También podéis completar la base con un pincel de pelo natural que llegue hasta los rincones más difíciles. 
Lo ideal es aplicar el producto sobre el rostro y extender con pequeños toques ayudados de la esponja. 


MAQUILLAJE FLUIDO


Para este tipo de maquillaje podemos echar mano de diferentes recursos que harán que quede impecable e inamovible. Que elijáis uno u otro supongo que dependerá de vuestra colección de make-up o de vuestra destreza.

  • MOFETAS: Mis mayores aliadas. Consumen muy poco producto, lo extienden perfectamente  y dejan un acabado natural libre de manchas, imperfecciones y líneas delatadoras del maquillaje en el límite del cuello. 

Me encantan estas brochas porque también son facilísimas de utilizar: primero pon un poco de maquillaje en tu mano, después coge un poco con la punta de los pelitos e incluso rebaja lo que has cogido en tu mano, por último extiende el producto en tu rostro con movimientos giratorios. Repite esta operación hasta cubrir todo el rostro. Si quieres cubrirlo más vuelve a repetir tantas veces como quieras.

El tamaño que elijas de la brocha dependerá de tu cara. Si tienes una cara muy ancha, elige la grande, porque hay más trozo que cubrir. Si tu cara es pequeña, elige la pequeña, puesto que controlarás mejor los movimientos para ver hasta dónde llegas.
  • LENGUA DE GATO: Un buen recurso para maquillajes más profesionales o que busquen un acabado mucho más cubierto. La lengua de gato, gracias a su forma fina, llega a todas las partes del rostro, cubriendo cada poro. Es un maquillaje más elaborado y costoso, puesto que se extiende con pequeños movimientos, vigilando bien que nada se quede sin cubrir. Esto hace, lógicamente, que se gaste más producto. Yo la utilizo, sobretodo, en los grandes eventos.

Igual que con la mofeta, puedes echar en tu mano un poco de base y vas cogiendo poco a poco aplicando por todo el rostro sin dejarte nada y extendiendo bien para que no queden grumos o partes con más base que otras.

  • YEMAS DE LOS DEDOS: Para mí el pincel perfecto. Lo que maquillamos es nuestra piel pues bien, ¿qué mejor que el contacto de piel con piel para un resultado perfecto?

Nuestra piel no se come el producto del maquillaje como se lo comen las esponjas o los pinceles, por lo que gastaremos mucho menos producto. Los toquecitos de nuestros dedos harán que el maquillaje se quede fijo y no se mueva; ahora bien, este método es el más complicado y costoso. Se necesita de mucha paciencia y de mucha práctica para que quede un rostro de revista. La técnica es ir cogiendo poco a poco producto e ir extendiéndolo con pequeños toques por todo el rostro. El resultado es realmente increíble.


Para terminar, un consejo: ¡¡¡no olvides maquillar tus orejas!!!

Espero que os haya gustado y que os sirva este post. Me despido hasta el siguiente con un beso muy gordo. 
¡¡Muchísimas gracias por seguirme!! Poco a poco vamos siendo una pequeña gran familia y eso me hace muy feliz.

LoveU!

No hay comentarios:

Publicar un comentario