Maquillando mi sueño...

Maquillando mi sueño...

jueves, 27 de noviembre de 2014

LA LOCURA DEL RIMEL

Hace poco me sugería una de mis amigas un post acerca del rimel. Bueno, ¿y qué tiene de particular el rimel? Le pregunté. La verdad que sus dudas me hicieron recapacitar y, además de querer aprender acerca de la idónea aplicación de este producto, mi amiga es de las que se vuelve loca para comprarse uno u otro.

¿Te sucede a ti lo mismo?

"Mira, este alarga las pestañas". "Ya pero este otro las separa y no deja grumos". "Pues este de aquí viene con dos productos, que uno las alarga y el otro les da color". "¿A sí? ¡¡Me lo quedo!!".
Seguro que os identificáis la mayoría en este tipo de conversaciones con alguna amiga cuando vais de compras, con la dependienta del lugar o con vuestros propios pensamientos. Es una realidad que se convierte en problema cuando es rimel lo que buscamos: cuál carajo comprar si hay tropecientos mil diferentes.


Pues bien... ¡¡Se acabaron tus problemas!! El rimel es un producto que, por muy bien que te lo vendan, siempre surte el mismo efecto. De hecho, seguramente tengas varios en tu neceser y no ves apenas diferencias, salvo por el tipo de cepillo que lleve, lo nuevo que esté o la práctica que tengas o vayas adquiriendo.


Bajo mi punto de vista, no merece la pena gastarse grandes cantidades de dinero en este producto que no guarda ningún secreto en particular, sino solamente la manera de aplicarlo. Ahí está la clave.

Así que lo que puede ayudarte a decidir entre uno u otro son tres factores importantes:

  • Los componentes que lleve. Unos los hay más naturales, con menos productos químicos que cuidan más la pestaña.
  • La marca que busques o que sea tu favorita. A mi me gustan mucho los de L'ORÉAL.
  • El tipo de cepillo que busques. Mi consejo es que escojas el cepillo según el efecto que busques o el tipo de pestaña que tengas.


Una vez tengas tu máscara elegida, lo ideal es que la empapes bien en producto y lo apliques, con la mirada puesta en tu nariz, primero en la parte de arriba de las pestañas superiores (esto se llevará la sombra que las haya manchado) y seguidamente en la parte de abajo, zigzagueando bien para separar las pestañas y peinando hacia arriba.

MI TRUCO: Con el pincel para pestañas de M·A·C (nº 205) retiro los excesos y recoloco las pestañas para darles la forma deseada.


Espero que os sea de ayuda este post. ¡¡Nos vemos en el siguiente!!

LoveU!

No hay comentarios:

Publicar un comentario