Maquillando mi sueño...

Maquillando mi sueño...

miércoles, 11 de febrero de 2015

¡¡CAMBIO!! Maquillaje de día a maquillaje de noche

¿Cuántas veces has llegado un viernes de trabajar, hecha polvo, y lo que te espera es una fiesta? Lo único que te apetece en ese momento es ponerte el pijama y envolverte en la manta del sofá, pero te espera una fiesta a la que no vas a dejar de ir. 

Después de un picoteo a frigorífico abierto, zapear en la televisión mientras masticas el pinchito de jamón que has capturado, no encuentras nada interesante y decides apagarla y ponerte manos a la obra (si te quedas en el sofá, sabes que será peor).

Abres el armario, buscas y rebuscas, te pruebas y te vuelves a probar. Esto con esto... ¿y con esto otro? A ver con estos zapatos... ¡¡Horror!! Tu cama se ha convertido en un... ¿estercolero? Ropa por todas partes y casi no tienes tiempo... ¡Aún tienes que pasar por el tocador! Tu pelo necesita un repaso y qué decir de tu maquillaje... Sigues con el mismo maquillaje que llevaste al trabajo. Ese que te echas poquito para estar más sencilla, para que no se note demasiado.

¿Qué hago? ¿Me lo quito y vuelvo a empezar? ¡¡Ni se te ocurra!! Sigue mis consejos y en 5 minutos tendrás un maquillaje impecable.

Coge una sombra más oscura que la que llevas y añádela dibujando una C, desde la esquina de fuera del ojo hacia arriba, hasta la mitad del párpado, justo por la línea de la cuenca. Repite hasta que consigas el color deseado.



Con tu lápiz de ojos, marca la línea inferior bien marcada y sin dejar huecos. Haz lo mismo en la superior, por debajo de las pestañas y por encima. Con la misma sombra que utilizaste para hacer la C, utilízala ahora con un pincel de depositar para matizar la línea inferior. Con pequeños toques conseguirás un acabado difuminado. Haz lo mismo en la línea superior (la que va por encima de las pestañas).


Retoca el rímel para retirar la sombra que le haya caído. Utiliza polvos traslúcidos para retocar la base y sube el color con unos polvos sol. Retoca con un poco de rubor en las mejillas.


Para terminar, pinta tus labios con un color atrevido y estarás lista para triunfar. Recuerda que las noches que menos te apetece salir, son las mejores que te lo pasas... Al menos a mí me pasa.


¡Atención a la irritación en la comisura de mis labios!
El frío es tremendamente traicionero y, si bien es bueno para la piel,
los labios los cuartea y los deshidrata. No olvidéis hidratarlos todos los días
y protegerlos cuando salgáis a la calle.




Espero que os pueda servir de ayuda este post y que lo aprovechéis en más de una ocasión. Os mando un beso fuerte y nos vemos en el próximo. 


¡¡Mil gracias por leerme!!

LoveU!

No hay comentarios:

Publicar un comentario